Fernando Arrabal – Cineasta y director

Fernando Arrabal

Fernando Arrabal

Fernando Arrabal es el autor de un teatro genial, brutal, sorprendente y gozosamente provocador. Un potlatch dramatúrgico donde la chatarra de nuestras sociedades «avanzadas» se carboniza en la pista festiva de una revolución permanente. Hereda la lucidez de un Kafka y el humor de un Jarry; por su violencia se emparenta con Sade o con Artaud. Pero es probablemente el único en haber llevado tan lejos la irrisión. Gozosamente lúdica, rebelde y bohemia, su obra es el síndrome de nuestra época de alambradas: una forma de mantenerse alerta.

La literatura fue la lengua materna de Fernando Arrabal y se convirtió en su principal vehículo de pensamiento y de expresión artística. Convertido en un ilustre escritor, su amplia trayectoria como dramaturgo le dio a conocer fuera de nuestras fronteras. Arrabal consiguió revolucionar la manera de entender el teatro en la escena internacional a través de una singular escritura que delataba importantes preocupaciones humanas y una búsqueda constante de la trascendencia.

Junto a Alejandro Jodorowsky y Roland Topor formó parte del movimiento Pánico, un grupo de clara influencia bretoniana y surrealista con el que a menudo se le relaciona. “La necesidad de imponer el amor, porque en el amor y en el arte todo es posible” es una de las enseñanzas que Arrabal recibe de André Breton y que paradójicamente contribuye a definir su obra. Menos conocido por su trabajo como cineasta el exilio y la censura hicieron que sus películas no llegaran a estrenarse en España y, en cambio, fueran admiradas en el resto del mundo- sus imágenes se caracterizan por haber sabido mostrar su circunstancia en cada momento.

Las películas de Fernando Arrabal giran en torno a la ausencia del padre (un militar represaliado por el ejército nacional y condenado a muerte durante la Guerra Civil), la propia guerra y la presión que ejerce una madre invasora sobre su hijo. Su trabajo detrás de las cámaras se basa en un ejercicio de combinación de recuerdos y sueños que no tiene la voluntad de provocar, ni siquiera el deseo explícito de sorprender, sino que simplemente pretende mostrar la situación que rodeó cada uno de los momentos vividos por el artista. Las imágenes resultantes poseen una belleza indiscutible y a la vez comunican un sentimiento de profundo extrañamiento: la obra cinematográfica de Arrabal refleja, así, la condición del cine como arte metafórico dotado de una increíble capacidad para llegar a la gente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s