La partícula infecciosa, “El reino de Prión”, la degeneración transmisible financiera y su toxicidad manifiesta.

Islas Tortuga, santuarios piratas, paraísos fiscales, territorios base para defraudadores reunidos, mafiosos de frente estrecha & mentón adusto, mete miedos brutalizados, el lúmpen internacional de luxe que pringa los manteles del Lino Sagrado con los flujos que segrega su degeneración, flujos corporales expelidos en el fragor de la comunión monetario-sexual, la cópula sacrílega, cacas y pises infectos, desechos radioactivos de larga vida, productos estructurados, bombas y ácidos, hipotecas basura, eructos sonoros, flujos vaginales preferentes, esperma con células totipotentes sin potencia, elementos decadentes que coletéan  sin rumbo y caen extenuados antes de llegar a su destino imposible, mocos verdes como dólares respaldados por la potencia de fuego de la US Armi archicriminalizada, especializada en el bandidaje suculento, pedos de gas mostaza, sudores frios de puro terror que anticipan una glaciación de las almas y los continentes, y la sangre impura que se derrama para alimentar a los chupadores codiciosos y avaros. La carcoma de la economía real que desequilibra todos los balances y provoca déficits criminales que tienen que ser ajustados con el sudor sin sal y la sangre anémica de los ciudadanos demacrados, empobrecidos y hambrientos, debilitados física y moralmente, apaleados con la simultaneidad torturadora de los actos y las palabras. Jesús el Nazareno está parado ante las puertas del templo financiero mundial, en la mano un azote de cuerdas, muy quieto, tanto como una estatua, serio, dispuesto, preparado, imponente, hijo de Dios verdadero.

Wall Street N.Y.

Wall Street N.Y.

“Destruid éste templo y en tres días lo levantaré”



La Pascua era y es la gran fiesta de los judíos,  que les recuerda la noche   en que pasaron de la esclavitud a la libertad en Egipto.

Esclavitud Moderna, herencia de los bancos 1/2

Esclavitud Moderna, herencia de los bancos 2/2

¿Por qué se disgustó Jesús? Porque  era un escandaloso negocio. Lo que pasaba era que cuando alguien iba a ofrecer un sacrificio Anás Y Caifás  y otros sacerdotes exigían que los animales fueran sin mancha alguna, y tenían personal que inspeccionaba  que así fuera y cuando los animales no habían sido comprados en el Templo encontraban pretexto para regresarlos y así podían vender sus animales a precios muy elevados.

Jesus expulsa a los mercaderes del Templo.

Jesus expulsa a los mercaderes del Templo.

“No saben acaso que ustedes son el Templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Quien destruye el templo de Dios, será destruido por Dios, porque el Templo de Dios es Santo y ustedes son ese Templo.

Por eso: Respeto y veneración a la casa de Dios en primerísimo lugar,  pero también quien maltrata a una persona o la humilla, la calumnia o la desprecia, quien le quita la vida a un ser humano  ya sea adulto o en el vientre de su madre, quien le roba la inocencia a un niño, el que viola o en alguna forma atenta contra otro ser humano comete un verdadero sacrilegio porque todos somos templos vivos del Espíritu Santo y recordemos que el única momento de violencia de Jesús que consigna el Evangelio  fue cuando no se respetó ni se honró el templo y cada persona que se cruza en nuestro camino es un templo vivo.

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s